Ir al contenido principal
Las Guerras Creativas continúan... Y deben cesar, reconciliarse... Mi mente se satura periódicamente con mil proyectos que deseo llevar a cabo. Es un bucle que no dejo de reseñar, citar, mencionar... Las redes sociales, blogs, lugares internauticos varios son el reflejo de esto. Se abren lugares, se cierran, se abandonan, se vuelven a abrir... Es el anhelo quizá por el papel, por los formatos físicos, por la no aceptación de los nuevos tiempos, de las nuevas formas y maneras, del protocolo de control de ELLOS...  Pero hay que continuar o aceptar el aislamiento, la soledad, la independencia en relaciones creativas, humanas y sociales ya que el esquema mental es un todo. Ese todo, ese yo, ese "modus operandi" cada vez más se entremezcla formando un uno total. Cada vez es más ineludible que mi vida personal es la misma que mi vida creativa. No pretendo que nadie entienda esto. Es así, no puedo desligarlo ya que no son capaces de funcionar el uno sin el otro. De ahí los parones creativos, los cambios de nombre, la diversidad de proyectos... Porque intento buscar un esquema que asuma y haga fluir ambas partes. Lo social, lo vivido y lo creativo forma un global que se desea contar de forma que no se caiga en la "vulgaridad", en la exposición mediocre, en la estupidez de narrar lo que estoy comiendo, por poner un ejemplo… Hay un trasfondo que palpo sin percibir del todo donde pretendo que la creatividad, además de funcionar por ella misma, sea un vehículo de dignificación de la cotidianidad. Sacando, exprimiendo de cada momento el cariz creativo, humano, empático, maravilloso, espectacular, divino... Si, incluso hay una cariz religioso o de comunión. Pero no una religiosidad en el aspecto clásico ni actual de las religiones. Es algo más. Es la percepción de que la vida diaria y la creatividad me une a un todo mayor. Es como una forma de contactar, de hablar conmigo mismo y con una "algo" más, indefinido, que conforma una red biológica existencial universal que solo puedo sentir levemente sin llegar a comprender en su totalidad. Es una paranoia, una obsesión que no consigo quitarme de la cabeza y que siempre va más. Por eso es una lucha constante, en cierta manera, por proteger o por ver que maldades puede haber por ahí en referencia a mi exposición. Así que debo aclararme, aceptarme en mi actuar, decidirme como otras tantas veces he dicho. Este blog es una herramienta perfecta de conciliación y difusión. Debo abrirlo de nuevo y usarlo de catarsis, de exposición, de reseña y difusión. Debo hacerlo porque pese a las reticencias hacia posibles maldades o desagradables actuaciones que no me guste escuchar, somos, soy animal social. Así que hay que abandonar el "miedo", hacer lo que se desea, lo que se debe hacer. Continuamos pues... A ver lo que sale... A ver lo que dura...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Contenidos externos (2)

Contenidos afines

Etiquetas

Mostrar más

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Archivo

Mostrar más

Páginas vistas en total