Ir al contenido principal
Hoy he quedado con mi grupo Kurtum (donde ejerzo de vocalista) para pagar el local de ensayo. Adrián se ha venido conmigo (previamente hemos ido a ver los tanques al Cerro Muriano , a pasear por Los Villares y a perdernos por los caminos y cuestas de nuestra Sierra con la excusa de limpiar la carbonilla acumulada en el motor del coche) y Juani, nuestro baterista, le ha estado enseñando a tocar un poco la batería, cuestión que teníamos pendiente ahi desde hace algun tiempo. Adrián lleva tiempo diciendome que quiere aprender a tocar la bateria y en esta toma de contacto ha salido flipando en colores. Para mi es toda una enorme satisfacción que muestre este interés pero a ver como lo ubicamos. Los estudios y el futbol le ocupan casi todo su tiempo, meter otra actividad, por mucho que nos guste a ambos, creo que va a ser saturarnos y dispersar esfuerzos y atenciones. Le daré vueltas al coco y a ver también si no es algo pasajero y sigue mas adelante manifestando el mismo interés.
En este nuevo grupo llevo desde finales del año pasado y la verdad es que estoy muy agusto tanto por el trato y buen rollo personal como por los estilos musicales a practicar que se mueven entre Rock, Heavy, Metal, Thrash, Gutural... Supongo que rondar todos la cuarentena y el haber pasado por proyectos pasados donde las feromonas juveniles y las egolatrías del éxito eran generadores de malos rollos y disputas, nos ha hecho aprender a intentar definir un proyecto a medio largo plazo donde cada uno aporta lo que puede y cuando se puede y que mientras haya compromiso, trabajo, esfuerzo, armonía, dedicación, respeto y comprension podemos llegar a donde queramos... A mi al menos me gusta pensarlo y verlo así... Ingredientes sencillos que creo pueden hacer que un grupo permanezca siempre unido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Contenidos externos (2)

Contenidos afines

Etiquetas

Mostrar más

Formulario de contacto

Nombre

Correo electrónico *

Mensaje *

Archivo

Mostrar más

Páginas vistas en total